Las Islas Canarias en velero: ¿cuál elegir para sus vacaciones?

marzo 14, 2022

Islas Canarias, siete paraísos naturales a elegir para unas vacaciones en barco inolvidables: ¡no tendrá más remedio que elegir!

Las Islas Canarias son 7 islas volcánicas con el mejor clima del mundo, la eterna primavera. Visitarlos en un velero significa vivir al máximo sus interminables playas, su inmenso océano, su naturaleza salvaje, perderse en la belleza de sus silencios.
Es un archipiélago español, situado en el Océano Atlántico, no lejos de la costa de Marruecos, en el Trópico de Cáncer, a una latitud igual a la del Caribe y Hawai, frente al desierto del Sahara (del que suelen llegar corrientes y arena). Por su singular ubicación, las Islas Canarias (a pocas horas de vuelo desde Italia) tienen un clima suave, con temperaturas altas durante todo el año. Así que no importa si es verano o invierno, porque estas islas se pueden visitar en cualquier mes del año, ¡desde enero hasta diciembre!

Tenerife, Fuerteventura, Gran Canaria, Lanzarote, La Palma, La Gomera, El Hierro: estos son los nombres de las tierras españolas, nacidas de la furia de los volcanes, donde la primavera nunca pasa, el aire es dulce, el sol abrasador y la naturaleza siempre florece, ablandando rocas, volcanes y desiertos; aquí las costas son escarpadas sobre el océano y el espectáculo es realmente increíble, sobre todo si el punto de vista es el de un velero.

7 islas, 1000 fiestas diferentes

Rodeadas de 1.500 kilómetros de costa con sus redes de ensenadas, bahías, acantilados e interminables dunas, auténticos desiertos, cada isla cuenta con una variedad de ambientes y paisajes que, desde el mar hasta la montaña, se convierten en lugares ideales para todo tipo de vacaciones: tomar el sol y relajarse, practicar snorkel, vela, windsurf, esquí acuático, senderismo, barranquismo, escalada libre o simplemente un recorrido cultural por los distintos pueblos, monumentos y museos. Siete veces el paraíso. Siete veces para maravillarse. ¿Pero a qué isla quieres ir?

Lanzarote: el paisaje lunar

Lanzarote es la isla más oriental del archipiélago, famosa por sus playas volcánicas de arena negra y adecuada para los amantes de la tranquilidad. Es una Reserva Natural de la Biosfera de la UNESCO, muy ventosa (como todas las Islas Canarias al estar en medio del Océano), lo que garantiza casi siempre la posibilidad de navegar. Tiene muchas playas, en su mayoría rocosas, pero con algunas de arena, pero hermosas. A diferencia de las demás islas Canarias, Lanzarote acoge un tipo de turismo de élite, más controlado que los demás. La zona más poblada está en el sur de la isla, frente a Fuerteventura: Playa Blanca, Puerto del Carmen, Arrecife son las localidades más conocidas y desarrolladas. La costa noroeste está desierta, pero si está de paso, no olvide visitar el Parque Nacional de Timanfaya.

Igualmente impresionantes son las cuevas de Jameos del Agua, la Cueva de los Verdes (un tubo de lava de increíble belleza) y el Charco de los Clicos, un lago de agua salada de color verde esmeralda entre guijarros negros.
Visitar Lanzarote es como estar en otro planeta: su formación morfológica le recordará los increíbles paisajes lunares.

Fuerteventura: la isla del viento

¿Sabe por qué una isla de las Islas Canarias se llama Fuerteventura? Fuerteventura toma su nombre de Fuerte (fuerte) ventura (viento), y se caracteriza por ser la isla del viento fuerte y un paraíso para los surfistas, los kitesurfistas y, por supuesto, los navegantes. El verdadero espectáculo aquí, a diferencia de otros lugares, es el mar.

Fuerteventura cuenta con más de 150 playas con un mar caribeño, que no se imaginaría encontrar en medio del Océano Atlántico: aguas muy claras, transparentes y cristalinas que le darán la bienvenida en las innumerables playas de arena blanca. Para los amantes de este tipo de paisaje, que recuerda al del Caribe, ésta es la isla para ellos y vivirla desde un velero hará que esta experiencia sea aún más extraordinaria.

Esta isla combina la tranquilidad con la adrenalina: además de los animados deportes como el snorkel, el surf y el buceo, la isla es famosa por sus excursiones en jeep, en las que se puede admirar todo el paisaje del interior. El Cotillo es el destino para los amantes del surf y el windsurf, mientras que la tranquila Jandía es el destino adecuado para los que buscan las tradiciones de la isla. Si busca una zona animada, Corralejo, en el norte de la isla, es una de las más activas.
Los vientos alisios apenas dan tregua, lo que para unos es una molestia para otros es un paraíso: ¡patrón, esta es tu isla!

 

Gran Canaria y las dunas de Maspalomas

El paisaje de Gran Canaria es el más conocido de las Islas Canarias. La isla es llamada el continente en miniatura, porque tiene una concentración de diferentes microclimas, que van desde el continental al desértico y al tropical… todo en unos pocos kilómetros cuadrados. Gran Canaria ofrece varias playas y mucha vida nocturna, concentrada principalmente en la zona de Las Palmas, una ciudad muy cosmopolita. Durante el día se puede disfrutar del mar en un velero, y por la noche se puede atracar en el puerto y disfrutar de la vida nocturna. Para todos los amantes del relax pero también de la aventura, ¡Gran Canaria es el destino perfecto para usted! Sin duda, Maspalomas es el lugar más conocido, con sus enormes dunas desérticas directamente sobre el mar, formadas a lo largo de los siglos por el viento que trae la arena desde África hasta el Sahara. Otra playa increíble es la Playa del Inglés junto con la Playa de Las Canteras, sin olvidar las animadas Puerto Mogán y Puerto Rico.

 

Tenerife: la isla de la abundancia

Tenerife no sólo es la isla más visitada del archipiélago, sino que también es conocida como la isla de la diversidad: se necesita muy poco para broncearse en sus grandes playas volcánicas negras, al igual que es fácil encontrar nieve en el Teide, el volcán aún activo de la isla. Tenerife es también un paraíso para los amantes de los deportes acuáticos, el buceo y el submarinismo. Entre los lugares más famosos están, sin duda, Playa de las Américas, Los Cristianos, Costa Adeje y Puerto de la Cruz. Tenerife es quizás la más conocida de las Islas Canarias, por su vida nocturna y su paisaje tan diferente al de las demás islas, perfecto para descubrirlo en barco de vela.

Tenerife es la más conocida de las Islas Canarias; su característica es el contraste entre el norte y el sur de la isla (que recuerda a Cerdeña): el sur ofrece una vida nocturna salvaje y todo tipo de servicios, mientras que el norte es más salvaje y natural.

La Palma

Si decimos «isla bonita», ¿qué nos viene a la mente? ¡Exactamente! La isla de la Palma, que también ha sido nombrada Reserva de la Biosfera por la Unesco. En definitiva, una pequeña joya mundial a pocas horas de vuelo desde Italia. Poco visitada y alejada del turismo de masas, es famosa por sus paisajes naturales vírgenes, sus senderos y sus impresionantes vistas, así como por sus playas negras de origen volcánico y sus innumerables volcanes aún activos, entre ellos la Caldera de Tamburiente (uno de los mayores cráteres del mundo) dentro del Parque Nacional. Si estás en esta espectacular isla, no puedes perderte las indescriptiblemente bellas piscinas naturales de La Fajana.

La Gomera

La Gomera es una isla pequeña, virgen, hermosa e inexplorada, llena de valles con plantaciones de plátanos, acantilados y caminos imprevisibles. La principal atracción es el Parque Nacional de La Garajonay, un denso, bello y fascinante bosque milenario y Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. ¿Se pregunta cómo son las playas? Encontrará pequeñas calas de arena negra que esconden hermosas piscinas naturales… ¿La más bella? La zona de la Playa de Alojera.

El Hierro

El Hierro es la más pequeña de las siete Islas Canarias, desconocida y salvaje, también es Reserva de la Biosfera y Patrimonio Mundial de la UNESCO. Es un paraíso para los amantes del buceo, gracias a sus aguas cristalinas y a sus fondos marinos repletos de diferentes especies. Es un destino ideal para todos aquellos que buscan unas vacaciones diferentes en plena naturaleza. Y no olvide que no todas las islas ofrecen la posibilidad de observar ballenas.