5 consejos si te gustaría viajar al Ártico

Esther

written by Esther • marzo 25, 2019

Si te gustaría navegar por el Ártico y descubrir países como Islandia o Groenlandia, este artículo te interesará. Stephane, patrón de Sailsquare, es especialista en surcar mares y océanos alrededor del mundo, sobre todo en el Ártico y la Antártida, y ha tenido el detalle de compartir con nosotros algunos de sus mejores consejos, los cuales resultarán muy útiles a todo aquel que desee aventurarse en la experiencia de navegar a vela por el Ártico.

En el artículo anterior, Stephane nos cuenta sus aventuras por el Ártico: Dos semanas navegando de Islandia al este de Groenlandia, ¡échale un vistazo y revívela entre líneas!

Para saber más sobre Stephane: https://bit.ly/2YeLEzb

Descubre sus próximas vacaciones en velero: https://bit.ly/2uvHLs9

1. El barco y el hielo

Los veleros y el hielo no son incompatibles, siempre y cuando el velero sea considerablemente sólido y esté bien construído. Numerosos barcos de GRP (Plástico Reforzado con Vidrio) han navegado por el Ártico y la Antártida sin daños. Sería muy extraño y sorprendente que el casco de un barco de “plástico” rompiera sin más un pequeño growler. No obstante, cuando el hielo es demasiado espeso o denso, independientemente de tu barco, será imposible entrar con él.

¿Qué hay que hacer? Empujar el hielo, estudiar los pronósticos y observar. En cualquier caso, es importante hacer una evaluación de la situación, y si es demasiado arriesgado debido al hielo, es mejor cambiar la dirección hacia otro destino: en verano, dependiendo de los vientos y las corrientes, el hielo puede moverse con gran rapidez, y este es un fenómeno actualmente bien localizado. Es muy poco probable que todo un fiordo esté totalmente atascado por el hielo. Generalmente, un lado del fiordo (el lado oriental, en la mayoría de los casos) está relativamente libre de hielo.

2. El frío de navegar por el Ártico

¿Te imaginas esquiando en los Alpes sin la posibilidad de acurrucarte en una casa o un coche con calefacción? El frío se convierte en un problema cuando no se tiene calefacción, y para nosotros es lo mismo: mantenemos el velero caliente constántemente y vivimos con todas las comodidades. Sin embargo, Groenlandia en verano siempre se encuentra por encima de los 0ºC, a veces hasta los 20ºC. Incluso si el agua está “refrescantemente” fría, no significa que no te puedas bañar. Con un poco de entrenamiento, nadar en aguas a 3ºC es posible y cualquiera podría hacerlo. En realidad, es una experiencia agradable, especialmente si después tienes una ducha caliente.

3. La niebla

Existe una alta probabilidad de encontrar una niebla espesa en la costa este de Groenlandia. La niebla le da un ambiente impresionante al entorno, pues añade misterio a lo largo de la expedición. De todas formas, se trata de una “niebla de advección”, lo que significa que se despeja varias veces al día, cuando el viento cambia. Además, la niebla desaparece completamente cerca de la tierra, por lo que no hay ningún problema para alcanzar un ancladero.

Cuando es necesario navegar en la niebla, nuestro radar es perfectamente eficiente y preciso.

4. Los anclajes

A pesar de la falta de información náutica a lo largo de esta costa, con un poco de lógica y experiencia, es relativamente fácil encontrar un buen punto de anclaje donde estar protegidos del viento, el oleaje y, por supuesto, los icebergs. La mayoría de ancladeros que encontramos en los fiordos son verdaderamente acogedores y agradables, mucho más cómodos que los que se encuentran en el Mediterráneo o el Caribe, y además, ¡están completamente desiertos!

5. Los vientos catabáticos

A veces, el aire frío y denso sobre la capa de hielo se dirige hacia el mar convertido en una ráfaga de Piteraq, ráfagas que pueden ser repentinas y fuertes. Sin embargo, son muy poco habituales durante el verano y jamás lo hemos experimentado.

En el momento de echar el ancla, elegir un buen punto de anclaje, donde estemos bien sujetos y el velero esté correctamente colocado, es nuestra mejor opción. En el momento de estar en el mar, lo mejor es reducir instantáneamente las velas para evitar que se caigan.