De isla en isla en Grecia a bordo de un velero: una carta de dos expertos

Esther

written by Esther • febrero 27, 2019

¿Quién mejor para hablar de las Islas Griegas que dos expertos? Renato y Lulu han navegado por las Islas Griegas durante más de una década y, para nuestra suerte, han tomado la decisión de compartir con nosotros su experiencia en sus islas favoritas. Tras tomarse un tiempo para rebuscar en el baúl de los recuerdos, han logrado crear una lista con las 10 mejores islas de Grecia para inspirarte en tu próxima aventura a bordo de un velero.

La historia de Renato y Luciana

Renato, campeón de rally, ha estado navegando por trabajo y por placer durante más de 30 años, y junto a Lulu, esta pareja ha explorado el mundo durante casi 14 años. Después de pasar 6 años navegando por el mar Jónico y otros 5 años por el mar Egeo, se propusieron un nuevo objetivo: ver todas y cada una de las 2,000 islas griegas (y nos cuentan que no les quedan demasiadas). Además, juntos han explorado gran parte de Grecia en coche, e incluso más lejos llegando hasta América, Asia y África de lado a lado.

Lulu y Renato tuvieron la amabilidad de incluir en su lista algunos de sus destinos secretos en Grecia, muchos de los cuales son menos conocidos y rara vez encuentras en las guías de viaje.

Si estás interesado en saber más acerca de su historia, cómo se conocieron y qué les motiva, puedes leer el artículo anterior en “A Lens Over The Sea”.

¿Estás listo para unirte a su próxima aventura en velero? Descubre sus últimas experiencias en su perfil de Sailsquare.

Palabras de Lulu:

Las 10 islas griegas más bonitas para tu lista de deseos

Hydra (Islas Sarónicas)

¿Qué no amar de Hydra? Su pequeño puerto pesquero de mármol rodeado por un precioso campanario veneciano, los característicos rostros de los lugareños, las idas y vueltas de los burros (el único medio de transporte de la isla), las elegantes cafeterías repletas de un auténtico ambiente, su bonito museo y sus originales exposiciones de arte contemporáneo, sus antiguas casas restauradas con amor y gusto….

Aquí las caminatas parecen interminables para aquellos que buscan perderse. En Hydra se respira bondad y clase, pero con sencillez y en silencio. Hay que tener en cuenta que la única forma de llegar a las hermosas playas de Hydra es en taxi acuático o en velero.

Spetses (Golfo Sarónico)

Sus casas pintadas de blanco o de colores pastel, sus tejados con sus bonitas tejas, sus jardines de flores de bungavillas y muchas otras plantas típicas del Mediterráneo, sus calles, incluida su plaza con vistas al puerto, de piedra blanca y negra, donde los lugareños viajan en coche de caballos y los visitantes recorren la costa.

En Spetses la vida transcurre lentamente, todo está muy bien cuidado, la elegancia de su arquitectura y sus antiguas cafeterías. Esta isla cuenta con los mejores armadores, por lo que su antiguo puerto rezuma de historia y encanto. Por otro lado, la vida nocturna en Spetses es simplemente mágica, las terrazas de los bares se llenan de velas y la costa descansa plagado de antiguos barcos de madera.

Sifnos (Cícladas)

Una de las islas más hermosas de las Cícladas que no puedes perderte. Encontrarás preciosas casas blancas en forma de cubo con pintorescas cúpulas azules haciendo un bonito contraste con el rojo intenso de la bouganvillea que rodea la ciudad. Imagínate paseando por sus calles admirando tal paisaje acompañado de una suave brisa gracias al Meltemi.

En Sifnos podrás aprender el arte de la cerámica en uno de sus muchos laboratorios junto al muelle de Livadia (el puerto principal); podrás subir las largas filas de escaleras hasta llegar al monasterio de la isla y apreciar desde allí sus impresionantes vistas; podrás ir de compras a una de sus boutiques de joyas artesanales de Apollonia; y podrás descubrir una de las aldeas más pequeñas de la isla, como Vathi, que parece sacada de una postal (visitar esta aldea en velero lo hará aún más inolvidable).

Koufonisia (Cícladas)

Hay muy pocas islas en Grecia, y en todo el Mediterráneo, que puedan competir con la belleza de Koufonisia. Esta isla es tan hermosa y pura como el mar Egeo. Su mar tiene un intenso color azul creando suaves contrastes entre sus aguas y sus playas de fina arena blanca. Sus costas se mezclan con el color blanco de las casas rodeando el puerto deportivo, y si paseas por su bahía podrás encontrar relucientes calas azules casi sacadas de un cuento, lagunas que parecen piscinas y cuevas de roca porosa besando las aguas cristalinas, como nunca antes habíamos visto.

¿Será Koufonisia la isla griega perfecta?

Podría serlo sin ninguna duda. Koufonisia es una isla tan fina que da la sensación de pender de un hilo, casi invisible, que parece estar a punto de romperse. El puerto es el único pueblo existente en la isla, y es realmente pequeño. Al estilo típico de las Cícladas, puedes esperar: casas blancas y balcones decorados con flores. Pero eso no es todo, Koufonisia tiene algo especial y diferente debido a su simplicidad y autenticidad, casi abstracta en tiempo y lugar. Vete a la playa, embarca a bordo de un velero, añade algunas de sus pintorescas casas de fondo y admira el color azul turquesa de sus aguas, un azul tan intenso que es casi difícil de imaginar.

Nisyros (Dodecaneso)

Un espectacular volcán, magníficas colinas, pequeños pueblos con mucho ambiente y un maravilloso monasterio con vistas al mar, ¡eso es Nisyros!

Al principio no esperas viajar a una isla como esta y al final no quieres salir de ella gracias a la infinita amabilidad de sus habitante, la exquisita cocina del lugar y sus maravillosos paisajes.

Nuestro consejo: la taberna Aphroditi te servirá un delicioso Skordalia y un suculento pulpo, ¡te encantará! Y no te pierdas la increíble laguna caribeña de Giali, donde podrás darte el mejor baño de tus vacaciones.

Chalki (Dodecaneso)

Frente a la hermosa Isla de Rodas se encuentra un pequeño paraíso repleto de belleza y perfección: las casas están pintadas de un delicado color pastel, los balcones tienen vistas directas a un mar de agua cristalina y la arquitectura de su iglesia es simplemente impresionante. Podría ser Portofino, pero estamos hablando de Grecia.

La isla de Chalki es un remanso de paz, apartado de la llegada de turistas. Aquí podrás disfrutar de una langosta fresca en una de sus tabernas de pescadores. La belleza de su pueblo hará que te detengas sobre tus propios pasos para observar detenidamente el paisaje.

Kastellorizo

Esta es la última isla griega pues se encuentra casi fuera del mapa. Kastellorizo está situada a unos 70km de Rodas y a pocos kilómetros de la costa turca. Esta solitaria isla está bastante lejos y todo aquel viajero que decida llegar a ella será gratamente recompensado por la magia que se respira en ella.

El pequeño puerto de la isla es una postal perfecta del Mediterráneo, con pequeñas casas multicolores de poca altura, acogedoras tabernas de color verde y rosa que sirven el pescado fresco recogido durante el día y un magnífico campanario para recordarte que el tiempo no se ha detenido. Las calles te invitan a descubrir este encantador pueblo, podrás pasear hacia el antiguo fuerte, donde tendrás que escalar un poco hasta llegar a la cima (el esfuerzo será recompensado con unas vistas extraordinarias, no te arrepentirás).

Si tienes la oportunidad, realiza una sesión de snorkel o buceo y explora el maravilloso fondo marino de Kastellorizo, encontrarás meros gigantescos, estrellas de mar y tortugas nadando plácidamente en un mar turquesa.

Amorgos

Echando un vistazo a las Cícladas en un mapa encontrarás la isla de Amorgos orientada al este casi rozando el Dodecaneso, es uno de esos destinos que debes visitar al menos una vez en la vida. Su superficie emerge del fondo marino del Egeo y se extiende a lo largo de más de 30km como un dragón solitarios. Amorgos combina lo mejor de la cultura, la arquitectura, los paisajes y las playas de todo un archipiélago.

Esta noble isla logra preservar una atmósfera cálida o templada incluso en temporada alta. Amorgos no es la clase de isla donde disfrutar de una fiesta salvaje, sino un lugar perfecto para la meditación y la admiración de sus paisajes, donde poder caminar entre encantadores senderos y nadar en playas que toman prestados los colores del cielo y las nubes.

El viento Meltemi, puede azotar sin piedad en invierno, pero en verano descansa permitiendo a sus visitantes disfrutar de su maravilloso mar. A pesar de ser un pueblo tan pequeño, Amorgos es el verdadero corazón de la cultura de las Cícladas: la Jora (Chora) con sus estrechas calles, a menudo escalonadas, sus casas de paredes blancas y sus puertas y ventanas de vivos colores, bahías increíblemente salvajes y solitarias, sus coquetos restaurantes y el magnífico monasterio Chozoviotissa. ¡No querrás irte!

Symi

La isla de Symi es uno de nuestros destinos favoritos. Esta isla es simplemente única, la belleza de su naturaleza salvaje se mezcla con la elegante arquitectura de su pueblo, creando un paisaje realmente extraordinario. Sus montañas están cubiertas de pinos y abetos, dejando de crecer en el momento en el que la tierra se encuentra con el mar; sus solitarias playas reciben, a menudo, la visita de simpáticas cabras que se acercan a la orilla a beber agua salada; su famoso monasterio de Panormitis es frecuentado por peregrinos de todo el país para ir a pedir milagros, ¡y dicen que se cumplen!

Cuando se acerca la noche, la ciudad se envuelve de vida: los barcos más bonitos y elegantes atracan en el puerto para cenar en los mejores restaurantes de Symi para degustar un delicioso plato de gambas típico de la isla. Tras una exquisita cena, podrás alejarte del centro a bordo de tu velero, en busca del silencio para disfrutar de un mágico cielo estrellado y un despertar de esos que sólo los que navegan podrán contarte.

Tilos

Queremos contarte un secreto, y tal vez sea uno de esos secretos que no debes revelar a nadie: en Tilos existe el mar más bonito de toda Grecia.

La isla es muy extensa, pero el puerto Livadi es la única zona habitada aquí. Sus misteriosas ruinas, su idílica playa de guijarros blancos y sus pintorescas casas con vistas al mar, harán que quieras mudarte aquí de forma permanente. Este es el paraíso para los amantes del mar, pero también para aquellos amantes de los largos paseos.

La isla de Tilos es un famoso oasis ornitológico por su deliciosa miel y por una hierba aromática que solo crece aquí: la combinación de ambas cosas le dan a sus pescados asados un exquisito sabor.

El antiguo pueblo es visita obligada, se encuentra a 7km del puerto, y el lugar es perfecto para tener una bonita cena bajo un manto de estrellas: te recomendamos la taberna Kastro para cenar en una de sus terrazas, tendrás unas vistas impresionantes y podrás degustar uno de sus platos estrellas a base de ingredientes locales y orgánicos.